AESBA

Archivos mensuales de mayo, 2018

Expertos defienden una subida de impuestos en el sector energético para incluir coste por daño medioambiental.

Expertos en transición energética defienden una subida de impuestos en el sector energético para que de este modo quede reflejado el coste por daño medioambiental.

Así lo ha puesto de manifiesto el presidente de la Comisión de Expertos sobre escenarios para la Transición Energética, Jorge Sanz, que ha detallado este lunes en el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos (CICCP) el contenido del Informe que servirá de base para la discusión de la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

Según Sanz, con esta nueva fiscalidad que proponen, subirían los precios de la electricidad, el gas y la gasolina, entre otros, porque tal y como sostiene, actualmente la fiscalidad ambiental en estos sectores “es muy baja”.

El experto ha defendido la necesidad de que los precios sean “volátiles” y que esta subida de impuestos repercuta además en el usuario que consume “en las horas en las que hay una alta probabilidad de agotar las tecnologías de generación firmes disponibles”.

“Aunque no guste, ordenará el debate tecnológico”, apunta el presidente del Comité, ya que permitirá que surjan nuevas tecnologías más eficientes. “Es fundamental trasladar las señales de precio –añade–. Estas son las señales correctas”.

No obstante, advierte de que el aumento de los impuestos “es un problema para la política”. “Cuando los precios bajan, ya se encargan los ministros de decirlo y hacerse fotos, pero cuando suben se ponen muy nerviosos, y lo que menos le gusta al Gobierno es que suban, pero en los mercados tienen que subir y bajar”. Y añade: “Que haya precios altos es tan bueno como que haya precios bajos”.

DESARROLLO DE RENOVABLES

Según ha expuesto el presidente de la Comisión, esta reforma fiscal ayudaría también a que se desarrollasen las energías renovables: “La energía [renovable] ha de ser valorada al coste de la energía fósil a la que sustituye; si esta [la fósil] internaliza el daño medioambiental, el valor será mayor y la inversión en renovables será mayor”.

La reforma fiscal que propone este Informe, entregado en abril al ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, consiste en la fijación de un tipo impositivo por cada elemento contaminante, es decir, hacer pagar a cada tecnología en función de las emisiones generadas.

Aunque el documento contempla exenciones a colectivos vulnerables, como aquellos que compiten a nivel internacional, transportistas, agricultores y pescadores, para los que se estudia compensaciones monetarias que sirvan para ir sustituyendo las energías sucias por limpias.

El informe propone también sacar de la tarifa eléctrica la financiación de los sobrecostes de las renovables y repartirla entre todas las energías finales (electricidad, gas natural y derivados del petróleo).

También sugiere que todos los vectores energéticos financien las infraestructuras necesarias para satisfacer el consumo energético (redes, en los casos de la electricidad y del gas, e infraestructuras viarias, en el caso de la gasolina y el gasóleo A).

“El principal mensaje del informe es que algunas tecnologías van a ganar y otras se quedarán por el camino”, ha comentado el experto, que señala que “está claro que el futuro son las renovables”, ya que son “las más eficientes”, y para ello habrá que “cambiar hábitos y procedimientos”.

FUENTE: EUROPA PRESS

La OPEP podría decidir aumentar la producción de petróleo en su próxima reunión de junio.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) podría decidir aumentar la producción de petróleo en la próxima reunión de junio debido a las preocupaciones sobre el suministro iraní y venezolano, y después de que Washington avisara de que el repunte del precio del crudo podría llegar muy lejos, según han informado fuentes cercanas al cártel a la agencia ‘Reuters’.

La OPEP y otros países no pertenecientes al grupo de productores, como Rusia, acordaron reducir la producción de ‘oro negro’ en alrededor de 1,8 millones de barriles al día hasta finales de 2018 con el objetivo de reducir el exceso de oferta mundial y apuntalar el precio del crudo.

No obstante, el exceso de inventarios se ha aproximado ya al objetivo de la OPEP y el precio de esta materia prima se ha acelerado en las últimas semanas hasta alcanzar la cota de los 80 dólares por barril, un nivel que no se observaba desde 2014.

“Todas las opciones están sobre la mesa”, aseguró la misma fuente, añadiendo que la decisión de aumentar el suministro podría tomarse en junio cuando la OPEP se reúna para decidir sobre su política de producción. Al mismo tiempo, otra fuente dijo que el grupo de productores y sus aliados podrían optar por relajar el alto cumplimiento récord –alcanzó el 166% en abril– del acuerdo de contención de la oferta.

EUROPA PRESS