AESBA

Mensajes en la categoría Sin categoría

Moncloa y PSOE dudan sobre la subida del impuesto al diésel

Si bien durante la negociación del proyecto de Presupuestos Generales del Estado, ahora en la cuneta, se daba por hecho que esta iniciativa legislativa u otra incluirían la equiparación fiscal del diésel con la gasolina y, por tanto, la subida del gasóleo, Moncloa y el PSOE dudan sobre si está medida se incluirá entre sus apuestas de cara a las elecciones generales del próximo 28 de abril.

Así lo ha indicado José Luis Ábalos, secretario de Organización de los socialistas y ministro de Fomento, quien ha reconocido que todavía no está decidido si se abordará este alza tributaria en caso de ganar los comicios, defendida en infinidad de ocasiones por el Gobierno como parte de su estrategia para una fiscalidad más verde.

El Gobierno solo tiene un 1% de coches eléctricos, pese a su batalla contra el diésel

“En el programa electoral habrá bastantes medidas al respecto”, ha apuntado Ábalos y ha afirmado que el español no ha sido el gobierno europeo con medidas más duras respecto al diésel, al tiempo que ha precisado que España se podría arriesgar a “perder el tren de la economía verde”.

¿Adiós a más de 600 millones en ingresos?

La subida del diésel se paralizó por el rechazo parlamentario a los Presupuestos y el adelanto electoral… aunque también queda en el aire la intención de Moncloa de aplicarla en un futuro, si el PSOE repite en Moncloa. Según pudo saber elEconomista, si la medida no se recogía en el proyecto de Cuentas, iría en el anteproyecto de ley de cambio climático. Sin embargo, no se vislumbra su aplicación en ninguna parte del texto.

Y ello a pesar de que con la subida el Ejecutivo contaba con un incremento de la recaudación de más de 600 millones, al aumentar el precio del gasóleo en 3,8 céntimos por litro para los consumidores particulares. En su momento, el Ministerio de Hacienda indicó que el impacto sería de tres euros mensuales por consumidor medio, el que realiza unos 15.000 kilómetros anuales (unos 36 euros al año).

Se preveía que el gasóleo profesional estaría exento de la subida, pero no se aclaró cómo se evitaría que repercutiera en autónomos que dependieran del uso de este tipo de vehículos para su actividad.

Otro paso atrás

De quedar descartada la subida al diésel, sería el segundo paso atrás que da el Gobierno en este ámbito. Ya hace unas semanas, la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, confirmó que no se prohibirá la venta de vehículos de combustión (ni diésel ni gasolina) a partir de 2040, como estaba previsto.

Este cambio estaría en la línea de lo que quiere hacer la Comisión Europea, que apuesta por incentivar el desarrollo de la movilidad eléctrica que por la prohibición. El propio Miguel Arias Cañete, comisario del ramo, recordó además que medidas de tal calado tendrían que ser autorizadas por la Unión Europea previamente.

FUENTE:  EL ECONOMISTA.

Las emisiones de CO2 alcanzaron en 2018 la media más alta desde 2014 por la caída del diésel.

NACIONAL |

Las emisiones medias de dióxido de carbono (CO2) aumentaron en 2,4 gramos, hasta alcanzar 120,5 gramos por kilómetro y vehículo en 2018, el nivel más alto de los últimos cuatro años, según un estudio realizado por Jato Dynamics, que analizó las emisiones de 23 países europeos.

Según este estudio, hay una relación “directa” entre la caída de las matriculaciones de vehículos diésel, un 18% durante 2018, y el aumento de las emisiones medias de dióxido de carbono (CO2) en Europa.

“El aumento de las emisiones de CO2 es algo preocupante para los gobiernos y la mayoría de los fabricantes de vehículos. En lugar de avanzar, la industria está retrocediendo en un momento en el que los objetivos de emisiones se están volviendo más duros”, señaló el responsable de comunicación de Jato Dynamics, Felipe Muñoz.

El valor total de las emisiones de dióxido de carbono se han reducido paulatinamente desde 2017. Sin embargo, esta tendencia comenzó a desacelerarse en 2016, cuando se pasó de una reducción de las emisiones de 4,1 gramos en 2015 a 1,4 gramos en 2016, al mismo tiempo que comenzaron a disminuir las ventas de los vehículos diésel, del 7% al 1%.

Esta tendencia se confirmó en 2017, cuando se produjo el primer aumento en la media de emisiones de CO2, del 0,3%, y una caída del 8% en la demanda de vehículos diésel.

“El efecto positivo de los vehículos diésel en las emisiones se ha desvanecido a medida que su demanda cayó de manera drástica durante el último año. Si esta tendencia continúa y la adopción de tecnologías alternativas no se acelera, la industria tendrá que tomar medidas más drásticas para afrontar los objetivos a largo plazo”, sentenció Muñoz.

Sin embargo, el estudio también revela que el diésel no ha sido la única causa del aumento de las emisiones de CO2. La llegada de los nuevos todocaminos, que en 2018 suponían el 35% del total de parque de vehículos y cuyas emisiones empeoraron en 1,4 gramos por kilómetro, contribuyó al aumento general de las emisiones de CO2 en Europa.

EUROPA PRESS