AESBA

Escrito por jmayans

Aevecar celebra que el Supremo defienda la seguridad de los consumidores en las EESS.

La Agrupación Española de Vendedores al por menor de Carburantes y Combustibles (Aevecar) ha celebrado la sentencia del Tribunal Supremo respaldando la puesta en marcha de la norma ITC-04 y ha valorado que así “defiende la seguridad de los consumidores en las estaciones de servicio”.

En un comunicado, el presidente de Aevecar, Alejandro Ripoll, señaló que, a pesar de ser consciente de que “queda mucho camino por recorrer y mejorar”, en este caso “lo primordial era asegurar el buen servicio de todas y cada una de las estaciones de servicio”.

El Tribunal Supremo desestimó los recursos presentados por Cooperativas Agroalimentarias de España y la Asociación de Estaciones de Servicio Automáticas (AESAE) contra la ITC-04, una norma que regula la seguridad industrial en las instalaciones de suministro de carburante al por menor.

En concreto, ambas entidades recurrieron el artículo de esta norma que limita el repostaje en régimen desatendido a 75 litros y tres minutos. Además, las cooperativas pedían la anulación de la prohibición de suministrar en envases más de 60 litros de gasolina o 240 de gasóleo.

LAS COOPERATIVAS LAMENTAN EL FALLO.

Por su parte, Cooperativas Agro-alimentarias de España han mostrado su disconformidad con un fallo judicial que, a su juicio, perjudica a las instalaciones de carburantes del sector cooperativo.

En este sentido, el coordinador del Grupo de Trabajo Carburantes, Josep Lluís Escuer, ha realizado una valoración “muy negativa” de las implicaciones de la decisión Supremo al considerar que no se han tenido en cuenta las especificidades de las estaciones de servicio cooperativas ni la capacidad de repostaje de la maquinaria agrícola.

“Las limitaciones que se están imponiendo resultan abusivas, perjudican a todas las estaciones de carburantes del sector cooperativo, atentan contra la libre competencia en el mercado y restringen la libertad de empresa”, ha afirmado.

Las cooperativas cuentan con 900 estaciones de servicio que llevan distribuyendo carburantes desde hace 30 años como servicio a sus socios. En general, según explican las cooperativas, estas instalaciones se encuentran ubicadas en entornos rurales, donde los índices de población son más bajos, y, con el objetivo de garantizar la sostenibilidad del servicio, se suele optar por un sistema de gasolinera que no obligue a tener personal de atención al cliente durante las 24 horas.

La organización agraria ha resaltado que este modelo, que en España ha sido defendido por la CNMC y la Secretaria General de Unidad de Mercado, tiene una “importante” implantación en países del norte de Europa como Dinamarca, Finlandia y Suecia, donde supera el 50% del total.

FUENTE: EUROPA PRESS

Las ventas de coches de gasolina superan a las de diésel en 2018 por primera vez en 20 años.

Las matriculaciones de turismos y todoterrenos propulsados por gasolina se situaron por delante de las de vehículos diésel en 2018 por primera vez en 20 años (desde 1998), constatando la incertidumbre que se ha generado en torno a este combustible por posibles prohibiciones de circulación en el futuro y subidas de impuestos.

El año pasado se comercializaron 1,32 millones de automóviles en España y 759.826 unidades correspondieron a unidades de gasolina, lo que supone el 57,5% del total de matriculaciones y 21,7 puntos porcentuales más que las de diésel (35,8%; 473.074 unidades), según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac).

Desde 1982 hasta 1998, la gasolina era el carburante rey en el mercado español, alcanzado su punto más alto en 1990, copando el 86,86% del total de entregas.

No obstante, a partir de 1999, se produjo el ‘sorpasso’ del diésel, que se promocionaba como un combustible más respetuoso con el medio ambiente y con el que el cliente circularía más kilómetros por menos dinero.

En la actualidad, y sobre todo tras que saliera a la luz en 2015 el caso del software del grupo Volkswagen que alteraba la emisiones de algunos vehículos diésel, el combustible está reduciendo su peso, perdiendo entre 2010 y 2018 más de 35 puntos porcentuales de cuota de mercado.

Declaraciones como las de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, que afirmó que el diésel “tenía los días contados”, junto con la incertidumbre generada sobre este carburante, han audado a una retracción de la demanda de vehículos de gasóleo.

De este modo, en todo 2018, el 57,5% de los turismos y de los todoterrenos tenía un motor de gasolina, frente al 35,8% de los modelos diésel. Los híbridos y eléctricos coparon el 6,6% de las entregas.

Por su parte, en 2017, el 46,6% de los coches nuevos matriculados tenía un motor de gasolina, frente al 56,8% de los modelos diésel. Los híbridos y eléctricos coparon el 5,1% de las ventas.

FUENTE: EUROPA PRESS