AESBA

Escrito por jmayans

Las ventas de coches de gasolina superan a las de diésel en 2018 por primera vez en 20 años.

Las matriculaciones de turismos y todoterrenos propulsados por gasolina se situaron por delante de las de vehículos diésel en 2018 por primera vez en 20 años (desde 1998), constatando la incertidumbre que se ha generado en torno a este combustible por posibles prohibiciones de circulación en el futuro y subidas de impuestos.

El año pasado se comercializaron 1,32 millones de automóviles en España y 759.826 unidades correspondieron a unidades de gasolina, lo que supone el 57,5% del total de matriculaciones y 21,7 puntos porcentuales más que las de diésel (35,8%; 473.074 unidades), según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac).

Desde 1982 hasta 1998, la gasolina era el carburante rey en el mercado español, alcanzado su punto más alto en 1990, copando el 86,86% del total de entregas.

No obstante, a partir de 1999, se produjo el ‘sorpasso’ del diésel, que se promocionaba como un combustible más respetuoso con el medio ambiente y con el que el cliente circularía más kilómetros por menos dinero.

En la actualidad, y sobre todo tras que saliera a la luz en 2015 el caso del software del grupo Volkswagen que alteraba la emisiones de algunos vehículos diésel, el combustible está reduciendo su peso, perdiendo entre 2010 y 2018 más de 35 puntos porcentuales de cuota de mercado.

Declaraciones como las de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, que afirmó que el diésel “tenía los días contados”, junto con la incertidumbre generada sobre este carburante, han audado a una retracción de la demanda de vehículos de gasóleo.

De este modo, en todo 2018, el 57,5% de los turismos y de los todoterrenos tenía un motor de gasolina, frente al 35,8% de los modelos diésel. Los híbridos y eléctricos coparon el 6,6% de las entregas.

Por su parte, en 2017, el 46,6% de los coches nuevos matriculados tenía un motor de gasolina, frente al 56,8% de los modelos diésel. Los híbridos y eléctricos coparon el 5,1% de las ventas.

FUENTE: EUROPA PRESS

El petróleo se dispara ante un posible recorte de la oferta superior al millón de barriles diarios.

La cotización del petróleo Brent ha reaccionado con una subida superior al 7% desde los mínimos intradía que llevaba al crudo de referencia en el Viejo Continente a superar los 63 dólares por barril ante la posibilidad de una acuerdo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) con los productores ajenos al cártel para recortar la oferta de petróleo en el mercado en 1,2 millones de barriles diarios.

En concreto, el precio del barril de petróleo Brent llegaba a cotizar en 63,54 dólares, tras haber llegado a bajar durante el día a un mínimo de 59,10 dólares, después de las informaciones que apuntan a que la OPEP podría llevar a cabo un ajuste a partir de 2019 de 800.000 barriles de petróleo al día en su oferta, cantidad a la que habría que añadir una reducción de otros 400.000 barriles diarios por parte de los productores no pertenecientes a la organización, principalmente Rusia.

Según ‘Financial Times’ el pacto finalmente habría sido posible después de que Irán, objeto de sanciones por parte de EEUU, haya sido eximido de participar en el ajuste, condición que también habrían logrado otros países de la OPEP como Libia y Venezuela.

“Sorprendentemente parecen estar apuntando a 1,2 millones de barriles al día, más de lo que se había escuchado en los últimos días”, indicó al rotativo Ann-Louise Hittle, analista de la firma Wood Mackenzie, apuntando que un acuerdo de este calado contribuiría a unas mayores restricciones en el mercado en la segunda mitad del próximo año.

Un ajuste de estas proporciones de la oferta de petróleo, que acumulaba un desplome del 30% desde los máximos anuales alcanzados el pasado mes de octubre, chocaría con las demandas expresadas por el presidente de EEUU, Donald Trump, quien ha asimilado la bajada de los precios del crudo a una bajada de impuestos a la economía mundial y ha reclamado que productores como Arabia Saudí mantengan sus actuales niveles de oferta.

FUENTE: EUROPA PRESS