AESBA

Los particulares, reacios a cambiar de coche y menos por uno eléctrico

Descontado que el nuevo Gobierno forzará al máximo la transición hacia las tecnologías más limpias, las ventas de coches nuevos en enero han demostrado otra vez que se está yendo muy rápido. O sin la base necesaria. Aunque se podría pensar que la caída de enero -86.443 unidades, un 7,6% menos, según Anfac, Faconuato y Ganvam- es un tropiezo después de las subidas de los cuatro meses previos. Error: fue un periodo distorsionado.
Primero, por la comparación con el otoño del año anterior, de escasas ventas por la entrada en vigor de la norma de emisiones WLTP que adelantó miles de operaciones en el verano de 2018.
Segundo, por las automatriculaciones de finales de 2019 hechas por las marcas para quitarse del medio los coches más perjudiciales para el límite de 95 gramos de CO2 por kilómetro que se les exige en 2020.
Otros dos hechos colocan las cosas en su sitio
 El más serio: los consumidores particulares siguen confundidos sobre qué coche comprar y, por tanto, no lo hacen. O se decantan por muy viejos y baratos: según Anfac, en 2019 las ventas de modelos de más de 20 años subieron un 17%. Y el tan cacareado renting para particulares tampoco da para tanto.
Según la Asociación Española del Renting, el año pasado apenas 16.000 particulares (sobre 600.000) apostaron por esa fórmula. De modo que sus compras -teóricamente, las más rentables- caen de forma insistente en el último año (ver gráfico superior) y mucho más de lo que lo hace el mercado global.
Segunda certeza: la electrificación no avanza como debiera. Uno de cada cinco automóviles que se vendieron en enero contaba con una tecnología alternativa: eléctricos, híbridos, híbridos enchufables o de gas. Pero solo 1.618 eran de baterías. Así que, por mucho que su demanda casi se triplicase, no representan ni el 2% de las ventas totales. Al ser mucho más caros -en un utilitario doblan precio- las ayudas resultan básicas, por lo que el mercado las sigue esperando una vez que el último plan Moves acabase en diciembre con una cuarta parte de fondos sin gastar.

FUENTE: EL MUNDO ( leer noticia completa)

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario