AESBA

Archivos mensuales de febrero, 2019

El Gobierno apoyará la fabricación de coches diésel y gasolina en España

El Ministerio de Industria, que dirige Reyes Maroto, apoyará la fabricación de coches diésel y gasolina en España y modificará la fiscalidad ligada al automóvil, según consta en el  «Acuerdo Estratégico del Sector del Automoción». El texto ha sido remitido hace unas horas a las asociaciones y sindicatos del sector del automóvil para iniciar una negociación con el fin de aprobarlo lo antes posible. | El Gobierno creará una Mesa de Automoción.

Un documento que contrasta con la presentación de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética que analizó el pasado viernes el Consejo de Ministros, y que aboga por limitar la venta de vehículos de combustión en 2040.

El Gobierno de Pedro Sánchez acepta dos de las principales ambiciones del sector del automóvil según se recoge en el Acuerdo que servirá de hoja de ruta para poner las bases de un nuevo ordenamiento jurídico del sector del automóvil y una política que incentive a la industria del automóvil a que siga siendo uno de los motores económicos en España. El texto, elaborado por el Ministerio de Industria que dirige Reyes Maroto, será analizado por los agentes del sector, tanto patronales como sindicatos, el próximo jueves 27.

Fiscalidad verde

El Acuerdo se articula a través de tres ejes. El primero plantea una revisión de la fiscalidad asociada al vehículo en los términos que viene demandando el sector, «con el objetivo de definir una nueva fiscalidad verde«, más orientada al uso que a la compra, y que favorezca la reducción de emisiones contaminantes, a la vez que se profundiza en una mayor armonización con la fiscalidad europea en esta materia.

Impulso de inversiones en España

Por otro lado, el segundo eje es un impulso de las inversiones en el sector de la automoción en España, especialmente orientadas a la inversión en I+D+i y la atracción de modelos más sostenibles. Este punto es especialmente interesante porque el Ministerio de Industria no circunscribirá las ayudas a los futuros modelos a los modelo eléctricos o alternativos.

En este sentido, el texto al que ha tenido acceso elEconomista matiza que para «asegurar una transición integradora y exitosa, debería tenerse en cuenta el principio de neutralidad tecnológica y la adopción de medidas que tengan en cuenta la realidad del mercado y las necesidades del consumidor».

En el sector se insiste mucho en la «neutralidad tecnológica» que implica que si bien es cierto que el objetivo es reducir las emisiones, no se puede priorizar un modelo de combustión sobre otro, siempre que avancen hacia la descarbonización de la movilidad. Lo que en la práctica implica que dentro de las políticas de ayudas para la llegada de nuevos modelos a las fábricas españoles no se discriminará a los vehículos de combustión, ya sean diésel, gasolina o gas.

Analizar las ayudas

El Acuerdo prevé la creación de un subgrupo para «analizar las ayudas que favorezcan compromisos concretos de las empresas a la hora de apostar por el futuro del sector en España y, por tanto, la fabricación y comercialización de nuevos productos de alto valor añadido».

En defensa de esta tesis, el borrador que se someterá a los agentes sociales este jueves plantea el estudio y análisis de un «marco estable para favorecer las inversiones en toda la cadena de valor del sector del automóvil». Unas inversiones que, según el texto, permitan posicionar a España como punta de lanza en la producción, comercialización, exportación y distribución de vehículos y componentes de vehículos eficientes, conectados y seguros con cero, pero también con «bajas emisiones».

«Para ello, es preciso avanzar en la incorporación de un contenido tecnológico más concreto y efectivo, al que habría que dedicar recursos en todas las actividades del sector: robotización, mecanización, digitalización, venta online, conectividad, inteligencia artificial, realidad aumentada, fabricación aditiva, etc», puntualiza el documento.

Se incluyen en este ámbito aquellos aspectos de la regulación laboral que permitan mantener o incluso intensificar la generación de nuevas oportunidades de empleo de calidad en este sector, muy especialmente el uso del contrato de relevo para sustituir a trabajadores con jubilación parcial bajo el modelo contractual anterior a 2011, algo que sólo se podrá aplicar a las empresas manufactureras, lo que incluye a las fábricas de automóviles y componentes de automóviles.

15 modelos previstos

Factoría del grupo PSA en Vigo.

El objetivo del Acuerdo es posicionar a España en un puesto preferente para lograr la asignación de alguno de los 15 nuevos modelos que están previstos en los próximos 18 meses. Esto puede suponer entre 3.000 y 4.000 millones de euros de inversión en este periodo, según cálculos del Gobierno. Además, 7 modelos tendrán versiones alternativas con varios modelos eléctricos y versiones de gas natural (GNC) y Gas Licuado del Pertóleo (GLP).

Tercer eje del Acuerdo

Junto a la revisión de la fiscalidad y ayudas para atraer inversiones con el objetivo de fabricar nuevos modelos en las plantas españolas, el Acuerdo prevé la creación de una «Mesa de Movilidad Sostenible y Conectada» como tercer eje de actuación. En realidad, se trata de un foro de debate donde se analicen las tendencias futuras en materia de movilidad y se coordinen medidas a medio y largo plazo que favorezcan un nuevo modelo de movilidad compatible con el compromiso del Gobierno de España con la transformación digital y la transición ecológica, abordando nuevos modos de transporte que pongan en valor la proximidad, premiando la flexibilidad, la calidad, la eficiencia y la seguridad.

La mesa debe servir para impulsar un ecosistema en torno a la Movilidad Sostenible y Conectada involucrando a los diferentes actores con el objetivo de crear sinergias que ayuden al éxito de los proyectos que se definan, según se recoge en el texto.

Regulación de los concesionarios

Concesionario de BMW.

El Acuerdo también incluye la creación de un subgrupo, gracias a la presión de Faconauto, la patronal de los concesionarios, que analice las relaciones legales entre las redes de ventas y las marcas. «Es importante la definición de un marco jurídico estable que permita a todos los eslabones de la cadena de valor, y especialmente a los vinculados con la comercialización y la distribución, afrontar y fortalecer las inversiones necesarias para la transición ecológica y digital, así como para dar una respuesta eficiente a los nuevos canales de comercialización, como la venta on-line y el car-sharing», establece el borrador de Acuerdo.

2.686 millones de euros

La credibilidad del Acuerdo se sustenta en una Adenda que desarrolla un Plan de Apoyo Integral al Sector de la  Automoción que prevé medidas que acompañen al sector con una aportación de 2.686 millones de euros para el periodo 2019-2025. De los que entre el presente 2019 y el próximo año, se destinarán 582 millones de euros.

El Plan se desagrega en tres grandes partidas:

Actuaciones de Fomento de la Movilidad Sostenible y Conectada, que prevé 1.739 millones de euros, 354 millones entre 2019 y 2020, que se destinarán principalmente a planes a la compra de vehículos eléctricos y energías alternativas (sin precisar) y la implantación de infraestructura de recarga. El Acuerdo reconoce como hándicap que estos vehículos tienen un sobrecoste del 30% respecto a los mismos modelos de combustión.

Señal de puesto de recarga de coches eléctricos.

Apoyo al rejuvenecimiento de plantillas y mayor participación de la mujer en el sector del automóvil. El Gobierno ya ha recuperado la modalidad de jubilación parcial simultaneado con contratos de relevo, con el  objetivo de rejuvenecer plantillas. Hasta el 1 de enero de 2023 se permitirá la regulación con anterioridad a la entrada en vigor de la Ley 27/2011. Una medida que se aplicará sólo para la industria manufacturera y cumpliendo una serie de requisitos y cuyo coste para la Seguridad Social en el caso de los trabajadores de las fábricas de automóvil asciende a 422 millones de euros en los 7 años del plan de Apoyo Integral, 78 los dos primeros.

Apoyo a la innovación del sector. La tercera partida económica del plan, de 525 millones de euros, 150 los dos primeros años, se dedicará a fomentar la innovación en el sector del automóvil.

FUENTE: EL ECONOMISTA

 

El petróleo se dispara un 24% en 2019 para quedarse en el mismo sitio que estaba hace un año

El petróleo ha subido un 24% en los dos meses y medio que va de año. A pesar de esta impresionante subida, el precio de 67 dólares por barril, al que cotiza hoy jueves, es el mismo que marcaba hace exactamente hace un año. Además, aún se encuentra casi un 30% por debajo de los niveles máximos que marcó en octubre de 2018. La situación ha mejorado para el petróleo y la OPEP en este 2019, pero dista de ser brillante. A pesar de los recortes de producción implementados por el cártel, la industria del shale oil(petróleo de esquisto) en EEUU está bombeando cada vez más crudo, mientras que la desaceleración económica global puede suponer un lastre para la demanda de ‘oro negro’. Las fuerzas parecen equilibradas en el mercado del crudo.

El crudo Brent acabó el año por debajo de los 54 dólares y hoy cotiza en los 67 dólares el barril. Varios factores han propiciado este auge del ‘oro negro’ entre los que destacan los fuertes recortes de la producción implementados por la OPEP, las sanciones de EEUU al crudo de Venezuela o el giro de los bancos centrales en su discurso, que ha propiciado un fuerte rebote de los mercados, cuya relación con los precios del petróleo es últimamente más intensa.

En lo que respecta a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), los recortes han sido intensos y han llegado antes de lo previsto. Los economistas de Goldman Sachs creen que la OPEP está implementando la estrategia del ‘shock y el pavor’, buscando impactar a los mercados con un movimiento abrumador y de sorpresa. En el corto plazo parece que lo han conseguido.

La OPEP publicó en su informe mensual que su producción de crudo se redujo en 797.000 barriles diarios en enero, tras la disminución de 751.000 barriles por jornada que registró en diciembre, por lo que su nivel de producción se situó en los 30,806 millones de barriles por día, cumpliendo prácticamente con el objetivo de los recortes desde el primer día. Países de gran peso como Arabia Saudí o Irak han llevado la voz cantante en la reducción del bombeo.

La estrategia del shock y el pavor implementada por la OPEP da alas al petróleo

La estrategia del shock y el pavor implementada por la OPEP da alas al petróleo

También está contribuyendo de forma determinante las sanciones de EEUU a la petrolera estatal venezolana PDVSA, que podría restringir la oferta global de crudo, sobre todo de petróleo pesado. Este tipo de crudo (más vasto y rico en azufre) está sufriendo los mayores incrementos de precio. El petróleo Brent o West Texas son petróleos ligeros y dulces, por lo que sus precios se ven afectados con menor intensidad por los problemas y sanciones en Venezuela.

Por último, el nuevo discurso de los bancos centrales, que han dejado de lado (por el momento) las subidas de tipos y las medidas restrictivas en política monetaria han dado un impulso a los mercados de renta variable, cuya influencia en los precios del petróleo se ha intensificado en los últimos meses. Además, una política monetaria menos restrictiva podrían ayudar a prolongar el ciclo de crecimiento económico y, por ende, a mantener el crecimiento de la demanda de petróleo a nivel global.

Bernard Dahdah y Joel Hancok, economistas de Natixis, destacan en un informe de previsiones sobre el petróleo de este mes de febrero que «la correlación con los mercados de acciones ha sido muy fuerte y las noticias respecto a las negociaciones comerciales entre EEUU y China también han influido de forma importante».

Estos expertos creen que el mercado de crudo está llegando al equilibrio entre oferta y demanda y quizá pueda existir cierto déficit de oferta en el segundo semestre del año, «lo que podría apoyar el precio del petróleo en la segunda parte del año». De esto mismo habló ayer miércoles el ministro de Energía, Industria y Recursos Minerales de Arabia Saudí, Khalid Al Falih, que aseguró que el mercado petrolero alcanzará su equilibrio en abril.

¿Qué puede poner techo a la subida?

Hasta ahí los factores que apoyan la subida del precio del petróleo. No obstante, los elementos que pueden ejercer presión a la baja para el crudo no son pocos. En primer lugar aparece una desaceleración de la economía global más acentuada de lo previsto. Si la ralentización de la economía global profundiza y termina dañando la demanda de crudo y la confianza de los inversores, los mercados y el crudo lo sufrirán. La expectativas de un escenario de este tipo ya enviaron al petróleo a los 50 dólares por barril en diciembre de 2018.

La pesadilla de la OPEP sigue muy viva. Esta semana la Agencia de la Energía de EEUU ha publicado que la producción de shale oil(petróleo de esquisto) ha alcanzado los 8,31 millones de barriles por día, un nuevo máximo histórico impulsado por la prolífica Cuenca Pérmica, una región que ya bombea casi 4 millones de barriles por día, casi el triple de lo que produce Venezuela.

La nota diaria de Commerzbank sobre materias primas destaca que «el alza de los precios del petróleo parece haber terminado por ahora… parece que el fuerte aumento de la producción en EEUU está empezando a tener un efecto desaceleración en el precio del crudo… A finales de este año sólo cinco países producirán más petróleo que la Cuenca Pérmica».

Los economistas de BNP Paribas destacaban en declaraciones a Reuters que «la producción en EEUU, liderada por el shale oil, incrementará las exportaciones de petróleo en los mercados internacionales lo que coincidirá con una desaceleración sincronizada del crecimiento».

FUENTE: EL ECONOMISTA.