AESBA

Archivos mensuales de octubre, 2018

El miedo al diésel se apodera del renting

La demanda de vehículos de empresa de gasóleo se desploma un 30%, crecen los contratos de gasolina frente al eléctrico, que no despega

Las restricciones en las ciudades tambalean el mercado de segunda mano y los precios

Empresas grandes y mediana, micropymes, autónomos e incluso particulares. Una gran parte de las flotas en renting de las compañías huyen del diésel y vuelven a la gasolina. Tienen miedo de no poder entrar en las grandes ciudades, a más subidas de impuestos a este carburante y también a la subida de las cuotas para estos vehículos.

Y aunque, según aseguran en el sector, hay mucho ruido al respecto con una base no del todo fiable porque los vehículos diésel de renting tienen las etiquetas menos contaminantes, dada su antigüedad de no más de cuatro años, muchas compañías se están poniendo el parche antes de que les salga el grano.

De momento, los concesionarios de coches están haciendo descuentos en la venta de estos automóviles de hasta el 25% para deshacerse del stock, han bajado las matriculaciones en renting de estos motores un 30% en cuatro años y las empresas del sector ya se plantean incrementos en las mensualidades de este tipo de vehículos.

“Las desafortunadas declaraciones, en julio, de la ministra de Transición Ecológica ha sido el detonante de la drástica caída de la demanda”, afirma Roland Shell, presidente de Mercedes-Benz, quien también echa la culpa a la subida del gasóleo.

Cada año, el renting vomita al mercado de segunda mano unos 145.000 vehículos diésel que, de momento, avanzan fuentes del sector, no se ha colapsado, pero de continuar el descenso de la demanda, tiene todas las papeletas.

Pese al brusco trasvase de compradores de estos motores a la gasolina, “la producción de diésel en España se ha mantenido en 725.000 vehículos al año, una cantidad que tendrá una difícil salida en el mercado”, prevén en Rastreator.

Las empresas con flotas medianas de furgonetas se pasan al gas y el híbrido se vuelve una realidad, ambos con etiqueta eco

Para empezar, ya cuesta casi lo mismo comprar un modelo diésel que un gasolina, “cuando siempre fabricar un motor de gasóleo era más caro”, apuntan en el comparador.

Una de las consecuencias es que los precios de venta en el mercado de segunda mano se han alterado. Mientras que los coches de gasolina han subido un 3%, los de gasóleo han descendido un 1,4%. “Caída que, de momento, no parece tener freno”, pronostican en Rastreator.

Solo en el último año, “las matriculaciones en renting de diésel han bajado un 12%”, señala Agustín García, presidente de la Asociación Española de Renting. “Sin motivo, porque el 90% de los vehículos de renting son Euro 6, con etiqueta C, que permite entrar en las ciudades, equiparable totalmente a los de gasolina”, añade.

FUENTE: CINCO DIAS.

El petróleo se desploma más de un 11% desde principios de octubre

  • En la jornada presente, el barril de Brent ha llegado a caer más de un 4%
martillos.crudo.jpg

Bombas extrayendo petróleo en Rusia. Dreamstime

El petróleo de tipo Brent, de referencia en Europa, pierde más de un 4% en esta jornada arrastrado por las caídas generalizadas en las bolsas y las previsiones de un fuerte incremento de la producción en Arabia Saudí. Desde los máximos marcados este mes de octubre en los 86 dólares, el crudo corrige un 11,5%. El barril de Brent lucha por mantener los 76 dólares por unidad.

“La gravedad de la caída es bastante sorprendente, pero en el mundo de los mercados a día de hoy tenemos este tipo de jornada un poco más a menudo”. Ahora tenemos que esperar y ver si esto continúa hacia una espiral fuera de control “, asegura Gene McGillian, vicepresidente de investigación de mercado de Tradition Energy en Stamford, Connecticut.

Por otro lado, el barril West Texas Intermediate, de referencia para Estados Unidos, cae un 4,19%, hasta un precio de 66,2 dólares por barril, lo que representa la menor cifra registrada desde el pasado 22 de agosto.

Esta semana, el ministro saudí de Energía, Industria y Recursos Minerales, Khalid Al Falih, aseguró que el país islámico puede incrementar su producción hasta los 12 millones de barriles diarios en caso de que fuera necesario para mantener el precio del crudo por debajo de los 100 dólares por barril.

Además, el ministro saudí adelantó que en 2019 entrará en vigor un acuerdo con Rusia y otros productores ajenos a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que todavía está pendiente de rubricarse, en virtud del cual podrán ajustar su oferta al alza o a la baja para mantener el equilibrio del mercado.

Este martes ha profundizado en sus pretensiones de incrementar el bombeo de ‘oro negro’ en una conferencia en Riad, en declaraciones recogidas por Reuters, donde ha asegurado que producirán más barriles en caso de que detecten “cualquier interrupción en la oferta”, especialmente debido a las sanciones de Estados Unidos a las exportaciones de petróleo iraní.

“Las preocupaciones sobre lo que está pasando en los mercados bursátiles y las preocupaciones sobre el crecimiento económico se han extendido a los mercados petroleros”, sentencia McGillian, y agrega que los inversores estarán observando de cerca para ver si el aumento en la producción de Arabia Saudí se materializa rápidamente.

FUENTE: EL ECONOMISTA