AESBA

Archivos mensuales de septiembre, 2018

¿Otra vez el petróleo a 100 dólares? Las sanciones de EEUU a Irán disparan los precios

El petróleo volverá a los 100 dólares por barril, un nivel que no se veía desde 2014. Así lo pronostican muchos analistas, que señalan como culpables a las tensiones geopolíticas, principalmente las sanciones de EEUU a Irán, y al poco interés de los países de la OPEP en compensar esta situación.

El precio del barril de Brent, de referencia en Europa, se situaba este lunes cerca de los 81 dólares, un escenario que el presidente de EEUU trataba de prevenir, presionando a la OPEP para que aumente la producción. Sin embargo, el cártel de los páises productores de petróleo, reunidos en Argel este domingo, han mostrado poco interés en seguir las indicaciones de Donald Trump, y se han emplazado a su reunión del próximo 3 de diciembre para tomar una decisión.

“El mercado no tiene respuesta para la posible desaparición de dos millones de barriles diarios”, aseguró Daniel Jaeggi, cofundador de Mercuria Energy Group, durante la conferencia APPEC. “En mi opinión, eso hace posible ver picos de precios por encima de los 100 dólares por barril”, defendió.

La producción podría reducirse hasta en 1,5 millones de barriles al día por las sanciones de EEUU a Irán

Cuando Trump anunció en mayo nuevas sanciones a las exportaciones de petróleo de Irán, tercer mayor productor de la OPEP, el mercado estimó un recorte de entre 300.000 y 700.000 barriles diarios, pero ahora el mercado prevé que la caída será de 1,5 millones de barriles diarios, aseguró Ben Luckock, líder de Trafigura, en la misma conferencia. “La producción en Irán va a ser más baja de lo que la mayoría esperaba cuando se anunciaron las sanciones”, explicó. En concreto, el analista prevé que el barril alcance los 90 dólares en Navidad y llegue a 100 dólares a principios del próximo año.

La OPEP no solo lidia con las sanciones de EEUU a Irán. También tiene en cuenta el hecho de que la situación económica de Venezuela ha provocado un desplome de su producción, además del hecho de que el shale gas en EEUU también está experimentando problemas para seguir creciendo, sobre todo por los cuellos de botella en los oleoductos y los problemas de mano de obra.

La OPEP ampliada aplaza la decisión sobre un aumento de la producción de crudo

Pese a todas estas presiones, la OPEP se mantendrá a la espera. Arabia Saudí, Rusia y Emiratos Árabes aseguraron que tienen capacidad adicional para satisfacer las necesidades del mercado, pero no lo harán de manera preventiva. “Los clientes de Arabia Saudí están recibiendo los barriles que desean”, aseguró Khalid Al-Falih, ministro de Energía de Arabia Saudí. El país espera aumentar la producción en septiembre, y aún más en octubre, aunque sin especificar la cantidad.

FUENTE: EL ECONOMISTA.

OCU critica la “persecución” al diésel y pide que la equiparación con la gasolina sea a la baja.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) cree que el aumento del impuesto al diésel es “injusta” para los consumidores e “ineficaz” desde el punto de vista medioambiental, subrayando que la “persecución” no debe ir dirigida a los vehículos de gasóleo, sino a los más contaminantes, sean del combustible que sea.

OCU “no se opone” a que se igualen los impuestos entre la gasolina y el diésel, pero sí pide que la equiparación se aplique a la baja o que la recaudación extra que se consiga se utilice para subvencionar la compra de nuevos coches más ecológicos y el achatarramiento de los más antiguos, “que son verdaderamente los que contaminan más”.

“OCU no comparte la persecución que desde el Gobierno y desde algunos ayuntamientos se está llevando a cabo contra los vehículos con motores diésel y cree que esta debería hacerse hacia los coches más contaminantes, sean del combustible que sea”, destacó la organización.

En este sentido, reclama que se tenga en cuenta que los consumidores con vehículos más antiguos son aquellos que suelen contar con menos recursos y, por tanto, con menor posibilidad de adquirir uno nuevo, por lo que se deben fomentar las ayudas y facilitar alternativas para que esta opción sea accesible para todos los usuarios.

Además, la Organización de Consumidores y Usuarios cree que con la subida fiscal al diésel caerán las ventas de este tipo de vehículos y en consecuencia aumentará el parque móvil con vehículos más antiguos.

“De seguir en esta línea, habrá un aumento de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en los próximos años, muy al contrario de lo que supuestamente se pretende evitar con la actual propuesta fiscal. Para OCU, es necesario que, de momento, coexistan ambos motores, hasta que los coches eléctricos sean una posibilidad real para todos los consumidores”, añadió la organización.

Por último, propone que, “si realmente existe interés por reducir el impacto medioambiental de los vehículos”, la primera medida que se debería tomar es la de marcar unos límites de contaminantes durante el proceso de homologación de los coches, como las que ya existen actualmente, pero mediante una comprobación en condiciones reales, para que no vuelvan a suceder casos como el “dieselgate”.

FUENTE: EUROPA PRESS